Páginas

martes, 24 de enero de 2017

Precarización emocional

Que la trenza al costado no queda bien.
Que el pelo amarrado te queda mal.

Que sos caderona.
Que sos petisa.

Que jamás vas a tener piernas flacas.
Que no hacés nunca la dieta.


Que empezaste actividad física pero que es poca.
Que comprometete y transpirá tres horas todos los días.  Sabados también y conseguite un gimnasio que abra algún domingo.

Que la gaseosa te mata.
Que la guarnición con papas hay que desaparecerla.

Que los muslos no bajan.

Que el pollo es aburrido pero dale igual que no engorda.
Que comparate las calorías de un paquete de galletitas de agua de una marca contra  otra mas aburrida.

Que comer una porción de torta es la blasfemia mas grande acometida en el verano.

Que no pienses en el Mantecol que quedo en la heladera.
Que no festejes el regreso de compañeros laborales con chocolates y caramelos made in Praga.

Que no te mires al espejo.
Que no te quieras tanto.
Que no te la creas tampoco.

Que los shorts no te quedan porque tu culo es un mapamundi de 3 kms.
Que estas por debajo del promedio.

Que tu treintena se ve materializada y ya te pesa.

Que quien no esta divina en bikini es porque no quiere. Porque no tiene voluntad....

Que por fin hoy todo me esta chupando una ostra marina y me puse un vestido para ir a trabajar. Enterré las voces precarias que precarizan mi estado de ánimo por mi kilaje de mas. Enfrente al espejo y me dio igual.

No se cuanto durará.
Hoy me chiflaron varios... no importa. Pero ayuda.

3 comentarios:

  1. jaja.. tranqui, ponete el vestido y dejate piropear..
    Hoy habia una nota en el diario sobre como se ven los argentinos, los mambos que hay con el cuerpo, pero que en realidad la media esta lejos (muy lejos) del 90-60-90... asi que hay que ser feliz con lo que hay.. cuidarse si, pero no torturarse..
    besote!

    ResponderEliminar
  2. ¡A ponerse vestido, a dejarse piropear y a amenizar estos calores!

    Hoy, justamente, salimos a hacer las compras con mi mamá y la ví en bermudas, cansada de morirse de calor; me puse re contenta porque estaba desde joven acomplejada con las varices y demás.

    Realmente, vale más disfrutar de una torta, de lucir un vestido, de sentirse cómoda que escuchar taaaaaaaanto estereotipo enmascaro en estos discursos de "belleza". Es como dice Estellita, hay que cuidarse sin torturarse.

    ¡A seguir así, Plumita!

    ResponderEliminar
  3. Con los 41 grados de febrero te digo clavate la colaless, y al que le joda que se vaya a la mierda!

    ResponderEliminar